Era su cuento…

Y así lo contó:

Viernes 24-10-2003

…y la princesa de este cuento a veces necesita de oscuridades y silencios, hablar bajito y acurrucarse entre unos brazos. Necesita tiempo para escuchar sensaciones, sentimientos y miradas. Necesita tiempo para sentir palabras y quizás también para acumularlas. Volver a ser un hada, sentirse protegida, segura y amada.
…y la princesa de este cuento se retira durante unos días a sus aposentos, en la más alta torre de el más alto castillo (obviamente, junto a su caballero oscuro).
Nos leemos 🙂

may.gif

Martes 24-2-2004

Y de repente, un buen día, la princesa supo que su cuento no era tan de hadas como ella creía, ni que era tan princesa como los demás suponían. Así que guardó sus sueños en un cajón, recogió sus escasas pertenencias, cambió el vestido de gala por sus viejos jeans, encerró las utopías en un antiguo arcón junto a manoseadas ilusiones y barrió los suspiros que se habían acumulado en los rincones. Cerró una a una las puertas sin hacer demasiado ruido, salió del castillo y se dirigió a la estación de autobuses sin mirar atrás.
Ahora, y provisionalmente, vive en un pequeño apartamento en el centro. ¿Que si al final logró ser feliz y comió perdiz?… solo el tiempo lo dirá.

Y el tiempo lo dijo.

Anuncios

3 Respuestas a “Era su cuento…

  1. Vaya. No sé por qué me identifico con todos esatos cuentos, la verdad. Supongo que soy demasiado princesa y sobre todo demasiado soñadora como para coger los jeans y desprenderme de ese precioso vestido de gala que tanto me gusta y recoger el valor suficiente como para cambiar una ilusionada espera de un príncipe azul a lomos de un caballo blanco por un sucio pase para el bus y un pequeño apartamento. Supongo que necesito que alguien me tienda una mano y me diga cómo abrir los cajones y baúles y que me guíe por las escaleras de caracol. Bueno, nunca se me dio bien ser urbana. Tampoco he probado perdices. Algún día debería hacerlo. ¿Sabes? Algún día espero poder saber cocinar como toda princesa que ha aprendido que el mundo no es un lugar tan bueno ni bello como para ser princesa y preparar una rica perdiz para un príncipe que dejó de ser azul y que sea más realista, más urbano, más real. O algo por el estilo.

  2. Pues no, el mundo no es un lugar ni tan bueno ni tan bello…..

    Los cuentos, cuentos son. Nos sirven, de vez en cuando, para aislarnos de la realidad.
    Y poder seguir soñando…
    Petonás!

  3. Este artículo me ha gustado, de veras. Por cierto, no te veo por le messenger. Una pena, tengo ganas de charlar contigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s