Archivo de la categoría: El que llegeixo

ÁNgeLA BEceRRa

Me encanta como escribe y me niego llevarle la contraria porque simplemente tiene razón. Tiene ángel…

Así escribe en ADN:

“Al final, tú contigo

Iba tan acelerada por conocer a otros que se le olvidó conocerse a símisma. Estaba tan seguro de que su triunfo consistía en agradar a los demás que se le olvidó agradarse a sí mismo. A ambos les pasó lo único que siempre cumple y siempre pasa: el tiempo.

Muchos vacíos de vida se producen por error de entrega de vida. Nos regalamos sin construirnos ni valorarnos. Buscamos amores ajenos y olvidamos el amor propio.

Aquellas reinas de noches de sofá y cama, aquellos vampiros chupadores de espejismos de luna menguante, todos sin excepción se fueron desvaneciendo entre rutinas de calendarios sin historia hasta que un día, de repente los envolvió el gran nubarrón del alma, que es ese momento en que mirándote al espejo no te ves. Se desaparecieron de sí mismos porque su yo, a cambio de nada se lo habían dado a otros.

De vez en cuando hay que sustituir paisaje por espejo y mirarse en silencio para reconocerse, que es ese profundo volver a conocerse. Aprender a hablar con uno mismo, reflejarse en el propio cerebro, abrirse en poro y piel, penetrarse en dulce y hiel. Saber verse, husmearse, criticarse y quererse. Hablarse…hacerse preguntas y preguntarse… parirse respuestas y responderse.

No te equivoques: a no ser que ya te hayas definitivamente vendido en la gran feria de los abolorios humanos, nunca estarás sólo. Al final, siempre quedarás tú para encontrarte contigo.”

“escribir es como un amante con el que te levantas y sabes que vivirás otras vidas”

23 AbrIL : SanT JorDi

Una rosa, un libro

Aunque un poco tarde, no puedo dejar de escribir en este, para mí, día tan especial y como mandan los cánones ya tengo mi rosa a buen recaudo.

Ahora solo me queda recomendar un libro:

“El juego del ángel” de Carlos Ruíz Zafón”

Y así comienza:

” Un escritor nunca olvida la primera vez que acepta unas monedas o un elogia a cambio de una historia. Nunca olvida la primera vez que siente el dulce veneno de la vanidad en la sangre y cree que, si consigue que nadie descubra su falta de talento, el sueño de la literatura será capaz de poner techo sobre su cabeza, un plato caliente al final del día y lo que más anhela: su nombre impreso en un miserable pedazo de papel que seguramente vivirá más que él. Un escritor está condenado a recordar ese momento, porque para entonces ya está perdido y su alma tiene precio”.

Y casiiiiiiiiii al final:

” Este lugar es un misterio. Un santuario. Cada libro, cada tomo que ves, tiene alma. El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien desliza la mirada por sus páginas, su espíritu crece y se hace fuerte. En este lugar los libros que ya nadie recuerda, los libros que se han perdido en el tiempo, viven para siempre, esperando llegar a las manos de un nuevo lector, un nuevo espíritu….”

Me encanta como escribe. Me deslizo en su lectura llena de intriga y misterio y me envuelvo en ella poco a poco, saboreando cada página e imaginándome cada rincón descrito como si fuera real.

Me atrapó desde el primer momento. Ha sido una delicia leerlo.

OcULtAme

Navegando, navegando encontré esta poesía vía: Nevazón. Me ha gustado.

Ocúltame entre tu parpado y pupila,
para que mi transparencia se desvanezca ya tranquila,
y así por más que tus ojos no me encuentren en su arte
será imposible que dejes de mirarme.

Ocúltame entre la palma de tu mano,
para que mis asperezas se limen con los años
y así por más que intentes evitarme
será imposible que dejes de tocarme.

Ocúltame entre el equilibrio de tu oído,
para que mi voz no vuelva a retumbarte,
y así por mucho que intentes olvidarme
será imposible que dejes de escucharme.

Ocúltame entre la belleza de tus labios,
para que mi voz permanezca descansando
y aunque tus labios no vuelvan a nombrarme,
será imposible que dejes de besarme.

23 d’Abril

Per Sant Jordi un llibre, una rosa i un petó a les persones que s’estimen.

Llegenda del drac i la princesa

Conta la veu popular que la llegenda de Sant Jordi, el Drac i la Princesa a Catalunya s’esdevingué a la vila de Montblanc temps ha. El Drac era el més poderós dels Dracs ja que podia moure’s pel cel, per la terra i per l’aigua. I la Princesa era la més Princesa de totes car era la mateixa filla del Rei. El terror que el Drac imposava era terrible.

Cada dia devorava un parell de bens. Quan li donaren bous i cavalls tampoc en tingué prou. Fins que calgué sortejar persones per a la fam de la Bèstia. I el Rei que era el més Rei, i català, i que vivia a la vila, va posar-hi la seva família en el sorteig, i de l’olla va sortir el nom de la princesa. El Rei va acceptar el destí i no va voler cap canvi per cap altre Montblanquí dels qui s’oferien. Vestida de blanc la Princesa va anar al sacrifici.

I va sorgir un jove cavaller, armat de cap a peus, cavalcant un destrer blanc per tal de deslliurar-la. Era bell com el sol i era foraster i es deia Jordi. I envestí amb la fúria el Drac que venia per la Princesa que el va deixar estamordit, confós de tot i rebatut. Aleshores ell amb el cordó de la cintura d’ella lligà el Drac, tot amansit, que ja el seguia com una ovella. Després amb un cop de llança rematà el Drac, en morir es fa fonedís a terra i on el Drac s’ha fos neix un roser de roses roges com la sang, Sant Jordi en cull la més formosa i l’ofereix a la Princesa, munta a cavall i entre crits de joia travessa la muralla per la porta que en record d’aquesta gesta, encara avui es coneguda pel nom de Portal de Sant Jordi.

I tot això va passar davant els ulls del Rei i els montblanquins que contemplaven aterrits el combat. I per això triaren Sant Jordi com a patró de la Vila anys i panys, fins que, temps a venir, se n’oblidaren.

sant_jordi.jpg

REPETICIÓN 

Por Sant Jordi un libro, una rosa y un beso a las personas que queremos.

La leyenda del dragón y la princesa

Cuenta la voz popular que la leyenda de Sant Jordi, el Dragón y la Princesa en Catalunya ocurrió en la villa de Montblanc hace mucho tiempo. El dragón era el más poderoso de los dragones puesto que podía moverse por el cielo, por la tierra y por el agua. Y la Princesa era la de más linaje de todas ya que era la misma hija del Rey. El terror que el dragón imponía era terrible. Cada día devoraba un par de corderos. Cuando le dieron bueyes y caballos tampoco tuvo suficiente. Y así fue hasta que tuvieron que sortear personas para apaciguar el hambre de la Bestia. Y el Rey que era el de más linaje, catalán, y que vivía en la villa, quiso poner a su familia en el sorteo. Y de la olla salió el nombre de la princesa. El Rey aceptó el destino y no quiso cambiar el sacrificio por el de ningún otro vecino de los que se ofrecían. Vestida de blanco, la Princesa fue al sacrificio.

 Y surgió un joven caballero, armado de cabeza a los pies, cabalgando un porcel blanco para liberarla. Era bello como el sol, era forastero y se llamaba Jordi. Y embistió con furia al dragón que venía a ellos por la Princesa. Lo dejó medio muerto, confundido y acabado. Entonces, él ató el dragón con el cordón de la cintura de ella, y el dragón, herido y manso, lo seguía como una oveja. Después, con un golpe de lanza remató el dragón, que al morir se fundió en el suelo, y de donde el dragón se fundió, nació un rosal de rosas rojas como la sangre. Sant Jordi cogió la más hermosa y la ofreció a la Princesa. Montó a caballo, y entre gritos de gozo y alegría atravesó la muralla por la puerta que, en su recuerdo de esta gesta, hoy en día es conocida aún como el “Portal de Sant Jordi”.

 Y todo esto ocurrió delante de los ojos del Rey y los vecinos de Montblanc, que contemplaban aterrorizados el combate. Y fue por esto que escogieron Sant Jordi como patrón de la Villa hace muchos años, hasta que tiempo adelante se olvidaron.

Un poco de lectura

M.Kundera, escritor checo

 


El Libro de la risa y el olvido

 


” La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado, sino, precisamente, porque la quiso. La borró junto con el amor que sintió por ella. La gente grita que quiere crear un futuro mejor, pero eso no es verdad, el futuro es un vacío indiferente que no le interesa a nadie, mientras que el pasado está lleno de vida y su rostro nos excita, nos irrita, nos ofende y por eso queremos destruirlo o retocarlo. Los hombres quieren ser dueños del futuro sólo para poder cambiar el pasado. Luchan por entrar al laboratorio en el que se retocan las fotografías y se rescriben las biografías y la historia. “

La insoportable levedad del ser

________________________________________________________________

“La carga más pesada nos destroza, somos derribados por ella, nos aplasta contra la tierra. Pero en la poesía amatoria de todas las épocas la mujer desea cargar con el peso del cuerpo del hombre. La carga más pesada es por lo tanto, a la vez, la imagen de la más intensa plenitud de la vida. Cuanto más pesada sea la carga, más a ras de tierra estará nuestra vida, más real y verdadera será. Por el contrario, la ausencia absoluta de carga hace que el hombre se vuelva más ligero que el aire, vuele hacia lo alto, se distancie de la tierra, de su ser terreno, que sea real sólo a medias y sus movimientos sean tan libres como insignificantes. “

“Aquel que quiere permanentemente <<llegar más alto>> tiene que contar con que algún día le invadirá el vértigo. ¿Qué es el vértigo? ¿El miedo a la caída? ¿Pero por qué nos da vértigo en un mirador provisto de una valla segura? El vértigo es algo diferente del miedo a la caída. El vértigo significa que la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer, del cual nos defendemos espantados.”

“Al igual que la luz, le atrae la oscuridad. Sabe que en nuestro tiempo se considera ridículo apagar la luz mientras se hace el amor y por eso deja encendida una pequeña lámpara encima de la cama. Pero cuando penetra a Sabina, cierra los ojos. El gozo que le inunda requiere oscuridad. Esa oscuridad es pura, limpia, sin imágenes, ni visiones, esa oscuridad no tiene final, no tiene fronteras, esa oscuridad es el infinito que cada uno de nosotros lleva dentro de sí. (¡En efecto, quien busque el infinito, que cierre los ojos!)

Lucía

“No echamos de menos a las personas que amamos.
Lo que echamos de menos es la parte de nosotros que se llevan con ellas.

Un día cualquiera en la vida siempre constituye una fecha señalada.
Aunque no nos demos cuenta. Nos iremos a la cama con los ojos cansados
y en la cabeza la sensación de qe hemos vivido un día exactamente igual a tantos otros. Sólo años más tarde nos daremos cuenta de la crucial importancia de aquella fecha en nuestras vidas.

Y entretanto la vida se me va entre números y cuentas, documentos internos y disquettes de ordenador, y resulta difícil recordar que mi cerebro no está hecho de chips, que soy humana.

Aunque cada día se me note menos.”

Lucía Etxebarria
“Amor,curiosidad, prozac y dudas”